Trinidad de Cuba

Como detenida en el tiempo, Trinidad regala al visitante los extraordinarios encantos de ciudad-museo, enclavada entre el mar y la montaña, fundada en 1514 bajo el nombre de Villa de la Santísima Trinidad. La urbe ha sabido combinar los quehaceres de la vida actual con las innumerables riquezas legadas desde la fundación de la villa. Sus hoteles, restaurantes, comercios y demás comodidades de la vida moderna han ocupado su espacio sin que Trinidad deje de ser una auténtica ciudad colonial.

Declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1988, la antigua villa de Trinidad, conocida como la ciudad museo del Mar Caribe constituye, sin duda, una joya arquitectónica colonial de nuestro país y de América. Unidos a valores históricos y culturales del territorio, los atractivos de la naturaleza en la zona montañosa del Escambray, las playas y las bellezas de sus fondos marinos, así como la hospitalidad de la gente, singularizan esta región y cada uno de los sitios que vale la pena visitar.

Tampoco se debe desaprovechar la visita a la simbólica torre de Manaca- Iznaga, desde donde se domina el Valle de los Ingenios, también patrimonio cultural de la humanidad; las playas de Ancón y María Aguilar, el salto del Caburní, la cueva de las Calaveras o los cayos cercanos entre los que se destaca Cayo Blanco de Casilda.

También recomendamos visitar la capital provincial, Sancti Spíritu, cuna de trovadores y una de las urbes cubanas donde más puede disfrutarse de la naturaleza, pues a pesar de estar ubicada en el centro de la Isla, cuenta con la cercanía del lago Zaza, de importantes zonas tabacaleras y de regiones montañosas.

Trinidad se ubica al centrosur de Cuba, mirando al mar Caribe, en las faldas del macizo montañoso de Guamuahaya o Escambray, perteneciente a la provincia de Sancti Spíritus.

Copyright 2014 viajes-cuba.com